Drogas, Conducta, Estímulos!

Ratio:  / 1
MaloBueno 

 

Drogas, Conducta, Estímulos!

 

“efectos de las drogas en la conducta controlada por horario”

 

Como ya es conocido, nuestro cuerpo funciona, reacciona y es afectado por sustancias diversas; es por tal motivo que las drogas psicoestimulantes y psicotroppicas, como un coadyuvante, en situaciones y casos fundamentados y analizados por especialistas, se ve presente una intervención y un proceso de estimulación por medicamentos o drogas psicoactivas, mas directamente en la función cognitiva y neurológica, que propicia la atención, concentración y en algunos casos, muchos otros procesos mentales se ven potenciados o estimulados para promover un rendimiento optimo y que la persona pueda dar su mayor potencial.

Existen muchos medicamentos, fabricados por casas farmacéuticas y laboratorios, que buscan facilitar más los procesos mentales, principalmente para aquellas personas que por diversos factores, manifiestan grandes barreras para lograr mantener un ritmo de producción mental constante y efectivo en su atención y concentración.

Lo anterior lo podemos observar en personas con Deficit de atención, hiperactividad, problemas de ansiedad, problemas con impulsividad, posesivos-compulsivos, obsesivos, personas con depresión, tips, y otras situaciones relacionadas o semejantes; en resumidas cuentas, muchas personas con estas situaciones y otras, pueden obtener un rendimiento más productivo mediante un trabajo múltiple-especializado, donde uno de los actores es el medicamento en conjunto de otros agentes que favorecerán el trabajo de estas personas en su desempeño.

Estos agentes además del medicamento, en general se componen de equipos interdisciplinarios, que definen planes y estrategias de tratamiento, terapia, modificaciones conductuales, y otros procesos que buscan mejorar el rendimiento de la persona y esta pueda lograr alcanzar una independencia sin medicamentos.

En general, los medicamentos o drogas utilizadas para este tipo de procedimientos, son muy variadas y sus efectos también lo son, así como su intensidad y duración, la mayoría producen efectos secundarios, como todo medicamento o droga, y siempre se establece un proceso de observación y estudio de tolerancia del organismo de la droga; pero cuando existe una tolerancia aceptable, la persona logra responder al tratamiento y proceso de modificación de la  conducta, así como un rendimiento y tolerancia, con el tiempo, logrando obtener mayores niveles de atención y concentración y otros procesos mentales.

Es Importante recalcar, que en muchos casos, las personas con ciertas situaciones neurológicas, manifiestan comportamientos y conductas que no favorecen sus niveles de tolerancia y resistencia anímica, mental, cognitiva, relaciones sociales, y generalmente se ven dispersos o de mal humor, pero en algunos casos, la química cerebral, es inestable por diversos factores, natales o de desarrollo, por lo tanto generalmente, el medicamento o droga, viene a proveer o equilibrar la química cerebral, lo cual, produce un cambio de la conducta en el individuo positivamente.

En muchos de estos casos, las personas que necesariamente tienen que cumplir un horario, y comportarse de manera apropiada en el contexto social inmediato, para lograrlo, en muchas ocaciones se hace uso de fármacos que como ya hemos mencionado, vienen a facilitar que estas personas con dificultades de autocontrol y tolerancia, sean por los factores ambientales o químicos, los medicamentos en conjunto con el trabajo de profesionales de varias disciplinas o especialidades, promueven un efecto positivo en el desempeño de la conducta y su interacción social, por un tiempo más prolongado, logrando alcanzar un mayor potencial y desempeño. Obviamente, existen casos de personas, que presentan situaciones más complejas, donde intervienen factores ambientales y fisiológicos, que dificultan mucho el alcanzar un rendimiento optimo por el tiempo que se quiere trabajar; estos factores, por lo general, suelen ser fuera del control de los profesionales y del medicamento, y en muchos casos, están relacionados con aspectos familiares, actitudinales, psicológicos, y otros que intervengan en la propuesta o estrategia acompañada con la medicación o tratamiento.

Es importante resaltar, que un medicamento, puede potenciar o favorecer lo que hemos resaltado, pero también es cierto que un medicamento o droga, puede alterar o afectar todo lo que hemos comentado, de tal manera que no se logre este fin, es decir, que así como un medicamento favorece los procesos de atención y concentración, tolerancia, equilibrio químico cerebral, relaciones e interacciones sociales positivas, también otros medicamentos o drogas, pueden intervenir negativamente en lo antes dicho; por lo tanto, toda medicación, debe seguir un debido proceso para determinar cual, como, dosis, tiempo, seguimiento, revaluación y evolución del medicamento en la conducta de la persona y su rendimiento, así como su suspensión. Es importante que el medico o especialista que recete un medicamento, sea el más indicado para realizar tal acción, ya que si no estamos seguros, es mejor asesorarnos.

Las drogas ilegales, generalmente, son las que actúan negativamente en todo lo que hemos expuesto, ya que no son controladas por ningún proceso medico o cientifico, por lo tanto provocan un efecto de la conducta negativo en el individuo, donde se observa, grandes niveles de intolerancia, inhibición o desinivición de impulsos, alteraciones de la comprensión de la realidad y de los procesos mentales, lo cual implica en un bajo rendimiento de la persona en un horario o contexto social así como sus interacciones. En este sentido, cabe señalar, que este tipo de drogas, por su fabricación clandestina y con pocos o nulos estándares higiénicos, así como la manipulación que se le da, pueden no solo provocar alteraciones que ya se señalaron, si no que también, pueden afectar la salud en general, porque pueden llegar a trasmitir agentes patógenos o tóxicos además de los que ya por si sola presenta la droga. 

 

"las drogas como estímulos discriminatorios”

 

Existen muchas drogas o medicamentos, que intervienen en la forma en que discriminamos nuestro entorno, en tal medida, las mismas, pueden provocar efectos en el ámbito real o ireal; es decir, que la discriminación de como persivimos las cosas, se ve alterada de algún u otro modo. Un ejemplo practico de esto, es en las personas que consumen altos niveles de alcohol, como es una droga depresiva del sistema nervioso, la percepción sensorial, se ve altamente afectada, las funciones del lenguaje, reflejas, motoras, cognitiva, se ven altamente reducidas y con un rendimiento bajo, llegando a ser nulo en el consumo exesivo. Al igual que el alcohol, existen muchas otras drogas o medicamentos que alteran nuestras percepciones o discriminaciones de nuestro entorno, ya sea de manera depresiba que va en decadencia, o en forma alucinógena, esta ultima, altera la percepción y la discriminación de manera que el individuo ve y escucha cosas que no existen en la realidad, si no que existen solamente en su imaginación, son alucinaciones, intensificadas y provocadas por los efectos de la droga o medicamentos en el sistema nervioso central.

Este tipo de medicamentos, se utilizan en personas con alteraciones psiquiátricas sumamente delicadas, y requieren depresivos o antidepresivos, para que puedan controlar su comportamiento y sea funcional su tratamiento.

La estimulación discriminatoria por drogas o farmacos, legal y científicamente, se utiliza con fines terapeuticos-psiquiatricos, solo en casos donde se ha seguido un debido proceso para determinar que la persona necesita de la intervención de un medicamento para lograr mantener un nivel de vida optimo y poder funcionar dentro de la sociedad; esto ultimo, siempre y cuando la persona no necesite internamiento psiquiátrico, para lograr superar su situación Estas drogas provocan efectos en la discriminación, ya sea activándola o iniviendola, lo cual se utiliza en personas que han experimentado situaciones fuertes en sus vidas, que han producido traumas psicológicos, o accidentes que han provocado un daño cerebral y por ello la personalidad se vio involucrada, por lo tanto este y otros muchos casos, se ve una intervención psiquiátrica por medicamentos estimulantes en la discriminación.

Ilegalmente, existen muchas drogas estimulantes de la discriminación, que provocan graves alteraciones en la percepción nerviosa, provocando que las personas alucinen o bajen tanto su rendimiento físico, que puedan poner su vida en riesgo, porque no intervienen aspectos científicos y médicos, para una preservación de la vida de la persona que consume la droga. Cabe mencionar, que, cuando una persona abusa de este tipo de drogas, se convierte en una amenaza para si mismo y para los demás, porque pierde la noción de lo que hace y de la coherencia y la racionalidad. En este sentido, ya es conocido muchos casos donde se ha lamentado perdidas humanas por el abuso de drogas.

 

 

Lic. Patrick Willeth Rodriguez Vega

 

Información adicional